FALLECE EVELIA PÉREZ: MUJER QUE ROMPIÓ BARRERAS EN EL DEPORTE

Este 8 de setiembre se comunicó la muerte de doña Evelia Pérez Madrigal, gran deportista herediana, apasionada del baloncesto, quién en medio de grandes sacrificios, logró alcanzar su sueño y se convirtió en la primera herediana en ser parte de una selección nacional de baloncesto, en el año 1970.

En el 2018 doña Evelia Pérez se convirtió en la primera figura en la Galería del Deporte que abrió el Comité Cantonal de Deportes de Heredia.

En el marco de ese reconocimiento, realizamos una entrevista con ella, la cual compartimos para recordar a esta mujer alegre y luchadora, digno ejemplo de la mujer herediana, quien apagó su voz a los 95 años, dejando una huella imborrable en la historia del deporte herediano y como ejemplo de superación.

¿QUIÉN FUE?
Nombre: Evelia Pérez Madrigal
Nació: el 1 de diciembre de 1928
Padres: Juan Pérez Loaiza y Guillermina Madrigal Camacho
Estudio en la Escuela Rafael Moya, el Liceo de Heredia y la Escuela Normal
Posición: Centro
Edad: 93 años

Herediana por todos sus costados. Fiel seguidora del Club Sport Herediano, hizo la primaria en la Escuela Rafael Moya, y la secundaria en el Liceo de Heredia. Completó sus estudios en la Escuela Normal, para iniciar su vida docente en la Escuela Joaquín Lizano.

Fue parte de los profesores que inauguraron el Liceo Samuel Sáenz, donde laboró por 30 años, hasta que se pensionó. Como docente transmitió su pasión por el baloncesto a sus estudiantes. Conformó un equipo de baloncesto femenino y motivó a sus alumnas a practicar el deporte, tal como lo hicieron sus profesores con ella.

“Empecé jovencilla, en el colegio, yo veía mucho equipo jugando y don Vico Trejos, nos ayudó mucho, fue el que más nos ayudó, él nos metió al básquet, nos ponía a jugar en el Liceo de Heredia. Yo dejé todo por el básquet, me dediqué de lleno, dejé amigos, todo porque uno se enfiebra mucho a jugar, deja cualquier cosa”, recordó doña Evelia, quien tenía  muy claro que muchos de los mejores momentos de su vida los vivió gracias al deporte.

“Conocí muchos lugares, lo llevaban a uno sin pagar nada, íbamos a jugar y nos iba bien, éramos muy buenas, yo fui la máxima encestadora en el equipo que jugaba, hice 100 puntos”, comentó mientras Oso, su fiel compañero, ladraba en su casa en Barrio Corazón de Jesús.

Del equipo del Liceo de Heredia, pasó a formar parte del Versalles, junto con su compañera de colegio y amiga Clemencia Conejo. De ahí a la Selección Nacional, donde recuerda que su entrenador fue Eddy Bermúdez, a quien califica como uno de los mejores jugadores del país.

“Mamá gracias a Dios fue muy comprensiva, nunca me quitó que yo jugara, a la hora que fuera me iba para San José a entrenar, a veces ni tenía plata, yo me paraba en la esquina de las Cordero y pasaban algún conocido y me llevaba, porque uno andaba agarrándolas del rabo. Muchas veces Irma Zumbado, la dentista pasaba con el carro y me llevaba hasta el gimnasio en San José”, comentó.

Y es que la vida no fue sencilla para doña Evelia. Su padre Juan Pérez Loaiza, murió muy joven y ella trabajó para ayudar a su mamá, Guillermina Madrigal Camacho, a mantener la casa y ver por sus hermanos menores.

“Yo trabajé en tiendas, recuerdo que estuve donde Marquitos Sáenz vendiendo cosas, también en la fábrica de fósforos de José Gamboa. Papá no estaba vivo cuando yo jugaba básquet, él murió muy joven”, comentó con una voz fuerte y clara, esta destacada atleta herediana.

Debía apoyarse en un bastón dado que una caída le afectó la rodilla, recuerda que el percance ocurrió cerca de la casa, cuando iba para misa, y no imaginó que fuera algo tan serio, hasta que en el hospital la mandaron a enyesar.

De vez en cuando disfruta su otra pasión: el canto, especialmente porque en los diferentes grupos a los que pertenece, la motivan a cantar cuando hay alguna celebración, y su voz sigue siendo maravillosa.

Integró  la Asociación de Desarrollo de su comunidad, la junta de salud y el Club de Jardines, entre otras organizaciones en las que siempre aportó para construir una mejor Heredia.

“Estoy muy agradecida por este reconocimiento que me hacen, es un orgullo para mí”, afirmó mientras recibía la noticia, en la sala de su casa, donde la acompañan muchos trofeos, cada uno cuenta una historia de esfuerzo, dedicación y sacrificio, comentó.

Han pasado tres años desde esa entrevista que compartimos nuevamente para recordar a doña Evelia Pérez Madrigal, y así las futuras generaciones conozcan quien fue esta gran mujer.

Fotografía Evelia con su equipo de baloncesto
Comentarios de Facebook