¿QUÉ HAY DETRÁS DEL ALLANAMIENTO A LAS BUSETAS AMARILLAS?

Así fueron recibidos los propietarios de la empresa la última vez que intentaron ingresar.

Han luchado casi una década para recuperar la empresa fundada por sus padres, y que aseguran les fue arrebatada con matráfulas, pero no han dejado de luchar, pese a que incluso han sido víctimas de agresión física, según explicó Juan Diego Víquez días atrás.

El inicio de la disputa está más de diez años atrás, cuando un socio minoritario de la empresa, de apellido Ramírez, según la denuncia de Víquez, aprovechó su cargo para asumir la Administración de las Busetas Amarillas sin rendir cuentas a los socios mayoritarios, ni dejarlos acercarse,

Cuando lograron demostrar en los tribunales que el socio minoritario había cometido el delito de agresión e intento de homicidio contra uno de los socios mayoritarios, fue sentenciado a prisión, y pensaron que el calvario había terminado, pero no.

La empresa que brindaba la seguridad al plantel asumió la misma actitud y no les permitió ingresar al plantel, sino que ellos continuaron operando la empresa de transporte público, a la cual ya el Consejo de Transporte Público les había abierto un proceso por maltrato a los adultos mayores y anunció que perderían la concesión.

“Los actores solicitan el desalojo administrativo contra Ada Continental… quien ocupa en precario el inmueble inscrito en el Registro de la Propiedad… ubicado en Heredia, San Francisco, plantel de Busetas Heredianas. Aporta certificación registral de propiedad, certificación de personería jurídica, copia de acta de asamblea de socios mayoristas, entre otros”, indica el último documento recibido por los propietarios de las Busetas Amarillas, quienes lograron demostrar en los tribunales que la empresa les pertenece, pese a tener más de diez años de no poder ni acercarse a la misma, menos recibir ganancias.

Su alegría era inmensa, ya que al fin, tenían una orden para desalojar a quienes se encuentran en las instalaciones de la empresa Busetas Heredianas, conocidas comúnmente como las Amarillas, según explicó Juan Diego Víquez,  quien es el presidente de la empresa, según consta en la personería jurídica, pero minutos después de recibir la orden de desalojo, llega un nuevo documento que lo frena.

Este año han estado muy cerca en dos ocasiones de poder recuperar el plantel de las Busetas, pero a última hora juzgados les han frenado la orden de allanamiento. El más reciente intento por notificar la orden de desalojo contra la empresa que está operando las busetas fue la semana anterior, cuándo llegaron varias patrullas y hasta agentes del OIJ, pero nadie les recibió la notificación.

Los portones de la empresa se fueron fortificando, hasta convertirse en una especie de fortaleza, pero este martes llegó el momento, y agentes del OIJ en apoyo a la Fiscalía, ingresaron al plantel, luego de un amplio desplazamiento policial, que incluso cerró el paso por la carretera principal a Heredia.

UN LARGO CAMINO

Casi logran recuperarla, luego que se emitiera una orden para desalojar a quienes ocupan las instalaciones de la empresa y mantienen la administración y operación del servicio de transporte público en Heredia.

El proceso administrativo para el desalojo llegó al Ministerio de Seguridad promovido por Julio Víquez, Carlos Lara y Zaindel Garita el 18 de noviembre del 2021, como apoderados legales de la empresa Busetas Heredianas, en contra de Ada Continental Servicios de Seguridad, representada por Eduardo Méndez, según consta en el documento emitido por el viceministerio de Seguridad.

“El Despacho del viceministro resuelve declarar con lugar el desalojo administrativo promovido por Julio Víquez, Carlos Manuel Lara y Zaindel Garita, apoderados de Busetas Heredianas S.A., contra ada Continental Servicios de Seguridad S.A, representada por Eduardo Méndez, autorizando a la policía que corresponda a desalojar a la parte demandada del inmueble descrito. Se otorgará a  la parte accionada un plazo de cinco días hábiles, con el fin de que voluntariamente abandone el inmueble de que se trata. Caso contrario, se procederá al desalojo”, sin embargo, las apelaciones hicieron que los cinco días se convirtieran en meses.

Comentarios de Facebook