ASESINO DE ALLISON BONILLA CONDENADO A 18 AÑOS DE CÁRCEL

Foto tomada de La voz de Goicoechea.

El Tribunal Penal de Cartago sentenció esta mañana al asesino de Allison Bonilla a 18 años de prisión, tras demostrarse en el juicio que Nelson Sánchez Ureña fue el responsable de acabar con la vida de la joven cartaginesa y lanzar su cuerpo a un precipicio, donde fue localizada meses después tras una intensa búsqueda.

La Fiscalía solicitó una pena de 35 años de prisión por el delito de homicidio calificado; sin embargo, el juzgado solo concedió 18 años de prisión, por lo que la Fiscalía Adjunta contra el Narcotráfico y Delitos Conexos  esperará la sentencia integral, para analizarla y determinar si procede apelar la resolución.
LOS HECHOS
De acuerdo con la acusación, el 04 de marzo de 2020, a eso de las 8:47 p.m., la joven Allison Bonilla, quien para ese momento tenía ¿19 años de edad, caminaba rumbo a su casa, en Ujarrás, Paraíso de Cartago. Lo anterior, luego de viajar en un bus con ruta Cachí-Paraíso.

Ese mismo día, Sánchez aprovechó que conocía a la víctima, por ser vecino y la interceptó. La Fiscalía probó que el hombre habló con ella y logró que esta abordara su carro; luego la trasladó hasta un inmueble, el cual es conocido en la zona como una finca para el cultivo de café.

Una vez en el lugar, el imputado llevó a Allison a unos 140 metros de la entrada principal de esa finca y la golpeó con fuerza. De acuerdo con la prueba obtenida, producto de la actuación de Sánchez, a la víctima se le cayeron sus lentes y uno de sus aretes, objetos que quedaron en ese sitio.

Según la Fiscalía, el golpe le ocasionó a la víctima una herida sangrante y la dejó inconsciente. De esa manera, el imputado introdujo nuevamente a Allison en su carro, la amarró de sus manos y luego la colocó en la cajuela del vehículo.

Según demostró la Fiscalía, Nelson Sánchez Ureña condujo el auto hasta un botadero clandestino ubicado en San Jerónimo de Cachí; luego Sánchez sacó a la joven, quien estaba viva pero inconsciente, y la lazó al precipicio, de unos 450 metros de profundidad.

A partir de la desaparición de la joven, las autoridades policiales y los familiares  iniciaron labores de búsqueda, las cuales se extendieron por al menos seis meses. Fue en setiembre del 2020 cuando se ubicaron en dicho botadero algunas prendas de vestir de Allison, así como sus restos óseos.

El imputado continuará en prisión preventiva, mientras la sentencia queda en firme.

Comentarios de Facebook