AUTORIDADES DECOMISAN CONTRABANDO DE LICORES VALORADO EN NUEVE MILLONES

El mayor decomiso de licores realizado en el operativo de fin y principio de año, equivale a casi nueve millones de colones y estuvo a cargo de la Policía de Fronteras, en el Caribe Sur del país.

La incautación se efectuó en dos puntos en los que se encontraba operando personal de la Policía de Fronteras y la Fuerza Pública.

Los vehículos sospechosos fueron detectados inicialmente en el puesto policial de Tuba Creek, en la Ruta 36, la carretera que comunica  los cantones de Limón y Talamanca, en el momento en que los vehículos procedían de la frontera con Panamá.

En ese punto los oficiales fronterizos interceptaron un Isuzu D-Max, conducido por un hombre de apellido Briceño, quien transportaba 7.479 unidades de licor variado, el cual accedió a la revisión de su camión.

A diferencia de Briceño, un sujeto de apellido Herrera, quien conducía un Toyota Prado, al notar la presencia policial, huyó rumbo al Valle de La Estrella, por lo que las autoridades le dieron seguimiento por 12 kilómetros.

Finalmente fue detenido por oficiales del Grupo de Apoyo Operacional (GAO) de la Fuerza Pública de Cartago, quienes están reforzando la operatividad en la provincia de Limón.

El conductor de este segundo vehículo transportaba 1.105 unidades de diversos tipos de licores.

Al ser consultados sobre el pago de los tributos de ley, ninguno de los dos sujetos contaba con la documentación que ingresaba de manera ilegal al país.

La Policía de Fronteras decomisó la totalidad del cargamento, que consistía en 8.584 unidades de licores como cerveza, ron, ron con cola, tequila y wiski, entre otras bebidas y posteriormente ponerlo a disposición de la Policía de Control Fiscal, cuyos agentes se encargaron de las diligencias judiciales, además de remitir dichas bebidas a las bodegas de la Dirección de Aduanas.

Además de la violación las normas tributarias, quienes se dedican al trasiego de bebidas embriagantes también violentan las normas sanitarias, por lo cual el consumidor no tiene plena certeza de lo que está consumiendo, pues podría tratarse de bebidas adulteradas, capaces de provocar daños a la salud de los consumidores y hasta la muerte.

Comentarios de Facebook