BIMBO INICIA CAMBIO A VEHÍCULOS ELÉCTRICOS

Flotilla Bimbo avanza hacia reducir las emisiones de carbono.

La empresa Bimbo, con sede en Santo Domingo de Heredia, cambiará el 17% de su flotilla de vehículos de combustible, con 54 carros eléctricos, en un esfuerzo de la empresa por colaborar con la meta país de reducir las emisiones de dióxido de carbono (C02) del sector transporte, el más contaminante.

La panificadora estableció como objetivo para el año 2030 reducir a la mitad las emisiones generadas por el transporte de sus productos. En 2050 la meta es eliminar totalmente esas emisiones con una flotilla 100% eléctrica.

Es la primera vez que Grupo Bimbo electrifica su flotilla en el país, luego de hacerlo en México, Colombia y Guatemala con más de 1.300 unidades. Incluso en el país norteamericano, la compañía fabrica sus propios vehículos cero emisiones en la planta de Moldex, ubicada en Lerma, Estado de México.

“Como bien sabemos, Costa Rica tiene la dicha de generar la mayor parte de la electricidad que se consume a partir de fuentes de energía renovable; sin embargo, importamos una cantidad muy importante de combustibles que son empleados en distintos usos. Uno de ellos es el sector transporte, que emite aproximadamente el 66% de emisiones de CO2 en el país”, expresó Heifner De León, gerente regional de Supply Chain de Grupo Bimbo.

Eliminará del ambiente 228 toneladas de CO2 (10% de sus emisiones anuales), lo que equivale a sembrar 1.368 árboles.

Para este proyecto se invertirán US$2,6 millones entre la adquisición de vehículos eléctricos y la instalación de estaciones de carga en las diferentes plantas de Grupo Bimbo en el país.

“Nuestra preocupación por lograr una transición a vehículos eléctricos está llamada a reducir de forma significativa las emisiones de carbono de Costa Rica. Es un proyecto país muy importante en el que nuestra empresa quiere sumar su ‘granito de harina’, con una movilidad sostenible impulsada por el viento, el sol y el corazón tico”, agregó De León.

La Empresa contará con el apoyo de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), aliado y asesor que facilitó la electrificación de los procesos administrativos y de producción.

Además de las nuevas unidades, la empresa implementa un sistema de ruteo dinámico que permite hacer más eficiente la malla de distribución, disminuyendo los recorridos y, en consecuencia, el impacto ambiental.

Actualmente, utiliza contenedores plásticos y tarimas de material reciclado para transportar sus productos por todo el país y fuera de él, evitando así el uso de cartón, que no es reutilizable.

Comentarios de Facebook