DRONES PARA PROTEGER CORREDOR BIOLÓGICO ENTRE ISLA DEL COCO Y GALÁPAGOS

Un acuerdo firmado entre el MINAE y la fundación costarricense For the Oceans permitirá unir esfuerzos para vigilar y el área protegida del Parque Nacional Isla del Coco, Golfo Dulce y los alrededores del Domo Térmico de Costa Rica.

Bajo el nombre “Salvemos la Vida Silvestre Migratoria del Pacífico” –impulsado por la organización–, busca la protección de las especies marinas que se desplazan en el Corredor Biológico Marino del Pacífico, entre la Isla del Coco y el archipiélago Galápagos, en Ecuador.

En concordancia con la iniciativa de la UNESCO “Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible” (2021-2030), que brinda apoyo a los países en la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 14: «Vida marina», el anuncio de este promisorio acuerdo coincide con la decisión soberana de Costa Rica de duplicar la superficie de todas sus Áreas Silvestres Protegidas.

Entre otros aspectos, incluye que la fundación For the Oceans aportará una embarcación de patrullaje capaz de navegar toda la zona  de exclusión, transportar dos botes inflables rápidos, grúa para la recuperación de redes fantasmas ilegales,(tarea que realiza en colaboración con la ONG Ocean Voyagers Institute, con base en California), así como drones de última tecnología equipados con cámaras de video de alta resolución para la documentación y registro de pruebas de actos ilícitos.

El texto del convenio de colaboración detalla que FTO no recibirá pago alguno por sus servicios y que para las actividades de patrullaje no podrá intervenir ni ejercer acciones coercitivas sobre eventuales infractores.

“Estoy absolutamente clara de que la única manera de trabajar en pro del ambiente es por medio del trabajo conjunto también con  actores no estatales, lo que permite a otras instituciones y ONGs  como FTO, el aporte y apoyo mediante  equipos, recursos tecnológicos de última generación y personas voluntarias que apoyan la labor de las autoridades competentes en su lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no regulada, conocida como pesca INDNR”, explicó la ministra de Ambiente, Andrea Meza.

Estamos muy felices de poder suscribir este acuerdo de cooperación, por medio del  cual podemos también desarrollar programas de educación ambiental marina en escuelas y colegios, y esfuerzos orientados a mejorar la calidad de vida de las comunidades costeras aledañas”, explicó Jorge Serendero, Director Ejecutivo de la Fundación For the Oceans.

En detalle. La fundación For the Oceans –con el apoyo de la ONG checa Justice for Nature — aportará una embarcación de patrullaje capaz de navegar toda la zona  de exclusión, transportar dos botes inflables rápidos, grúa para la recuperación de redes fantasmas ilegales (tarea que realiza en colaboración con la ONG Ocean Voyagers Institute), así como drones de última tecnología equipados con cámaras de video de alta resolución para la documentación y registro de pruebas de actos ilícitos.

El texto del convenio de colaboración destaca que para las actividades de patrullaje, FTO deberá llevar a bordo a guardaparques como autoridad competente y no podrá, bajo ningún concepto, intervenir ni ejercer acciones coercitivas sobre eventuales infractores: el acuerdo limita sus funciones a la recolección de pruebas fehacientes sobre acciones ilícitas, las que puedan servir como evidencia en los procedimientos legales posteriores.

El patrullaje con drones podrá también ser complementado por rastreos de radares, para barrer las superficie completa del área protegida.

A su vez, FTO podrá incluir en su tripulación diversos especialistas para tareas de investigación marina, seguimiento de especies marinas silvestres, filmación de documentales e invitados especiales, en conexión con las tareas de educación ambiental marina que realizará tanto en forma remota como presencial en el marco del proyecto “Ambassadors For the Oceans”, que la fundación desarrolla en estrecha colaboración con Justice For Nature  (Asociación de Guardaparques de la República Checa) y Ocean Voyagers Institute.

El Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE), por su parte, se compromete a brindar toda la asistencia posible de las autoridades competentes en el área de operación y a facilitar los permisos necesarios de navegación y amarre.

Tanto el Minae como la fundación For the Oceans celebran la feliz conclusión de este acuerdo que tendrá una duración inicial de dos años, y podrá renovarse automáticamente en la medida que la Junta de Control mixta, encargada de la supervisión y evaluación de las tareas conjuntas, considere cumplidos los objetivos del mismo.

Comentarios de Facebook