HEREDIA CELEBRÓ UNIDA LOS 200 AÑOS DE INDEPENDENCIA

En el Parque Braulio Carrillo en San Ramón de La Virgen de Sarapiquí los alcaldes sembraron cada uno un árbol, símbolo del objetivo de conservación y protección al ambiente en la provincia.

Las páginas de la historia recordarán que el bicentenario de la Independencia de Costa Rica fue celebrado en la provincia de las flores con una hermandad digna de ser ejemplo, ya que todos los alcaldes participaron de manera conjunta en las actividades previas y posteriores al 15 de setiembre.

Comenzando con el recibimiento del fuego de la Independencia, que fue entregado en Alajuela, en un acto con la participación de los alcaldes de la provincia, luego trasladaron la Antorcha hasta el cantón más pequeño de la provincia: Flores, que se convirtió en el centro de la celebración.

Con bailes típicos, interpretaciones que movían las fibras del ser costarricense, la familia herediana vivió en conjunto la fiesta, sin importar el fuerte aguacero que caía.

Bailes típicos de grupos de Belén y Flores, interpretación artística de niños de Barva junto a un canto original barveño fueron parte de las actividades previas a la llegada del fuego de la Independencia.

Cuando llegó la Antorcha, tras ella venían los alcaldes que estuvieron en el recibimiento en Alajuela, y con ellos otra vez el aguacero.

En una carretera llena de granos de café seco descansaba el pebetero, al cual hacían guardia los niños del grupo Scout. Allí uno a uno los alcaldes encendieron sus antorchas para dirigirse a sus comunidades. Solamente el alcalde de Santa Bárbara tuvo problemas para encenderla, pero al final, en medio de aplausos lo consiguió.

Gran cantidad de vehículos estaban listos para emprender la caravana que se iría desgranando en el camino, hasta llegar al Fortín, símbolo icónico de la Independencia en la provincia, ya que en ese punto se leyó hace 200 años el Acta de Independencia, antecedido del sonar de las campanas de la Parroquia, que este año nuevamente anunciaron la Independencia, dos siglos después.

CONVENIO Y SIEMBRA DE ÁRBOLES

El 15 de setiembre la celebración continúo en hermandad, con la firma de un acuerdo de cooperación mutua para trabajar todas las alcaldías unidas por la provincia, porque comprendieron que los problemas son comunes a todos.

La Universidad Nacional fue el escenario de esta histórica firma de los nueve alcaldes y la alcaldesa que componen los gobiernos locales de la provincia, donde se guardaron los egoísmos partidarios para avanzar sobre una agenda de desarrollo integral de la provincia.

En el marco de ese acuerdo, todos los alcaldes se reunieron nuevamente, pero esta vez en Sarapiquí, el cantón más alejado de la provincia, donde sembraron cada uno un árbol símbolo de la unidad de los pueblos y también del objetivo de conservación y protección al ambiente en la provincia, para impulsar el desarrollo sostenible de la mano del turismo.

La actividad se llevó a cabo en el Parque Braulio Carrillo en San Ramón de La Virgen de Sarapiquí

Los alcaldes de la provincia firmaron un acuerdo de cooperación mutua para trabajar todas las alcaldías unidas por la provincia.
Comentarios de Facebook