OFICIALES DE GUARDACOSTAS SON AMENAZADOS CON PALOS Y CUCHILLOS POR EVITAR PESCA ILEGAL.

Oficiales de la estación de Guardacostas de Puerto Níspero, fueron amenazados con palos y piedras al detener una lancha que realizaba pesca tipo encierro en el Golfo de Nicoya.
Los guardacostas realizaban un patrullaje de control de pesca responsable en los alrededores de la Isla Chira en el Golfo de Nicoya, cuando sorprendieron a un grupo de aproximadamente siete embarcaciones.
Las tripulaciones de dichas lanchas estaban realizando faena de pesca tipo “encierro o cerco”, la cual es prohibida por el alto impacto negativo que genera, ya que muren muchos ejemplares de diversas especies que no han terminado su desarrollo.
En el momento que los oficiales se acercaron para evitar esta ilícita práctica, los pescadores informales emprendieron la huida.
Durante la persecución los uniformados lograron alcanzar a una de las embarcaciones que era tripulada por dos hombres, sin embargo, esta realizó peligrosas maniobras evasivas poniendo en riesgo la vida tanto de los oficiales como de ellos mimos.
Los guardacostas se apegaron al protocolo de interdicción marítima, por lo que inmovilizaron el motor de la panga pues sus tripulantes no atendieron el llamado de detener la embarcación.
Una vez que la nave se detuvo por completo, los guardacostas controlaron la escena, sin embargo, los ocupantes de las otras seis pangas se devolvieron gritándoles improperios a los oficiales, además de amenazarlos con piedras, palos y cuchillos, poniendo en riesgo su integridad física.
Bajo la dirección funcional de Fiscalía de Puntarenas, los ocupantes de la panga detenida fueron aprehendidos y puestos a la orden de dicha instancia judicial.
Los detenidos fueron identificaron con los apellidos Morales y Gómez, ambos vecinos de Manzanillo, Puntarenas.
Además, la embarcación fue decomisada ya que no contaba con ningún tipo de documentación, como son permisos de navegación y de pesca, incluso portaban en su interior más artes de pesca prohibidas.
Ambos sujetos fueron trasbordados a la embarcación del Guardacostas y se procedió con el remolque de la panga de pesca ilegal hacia la estación de Guardacostas de Níspero.
Durante ese recorrido los oficiales fueron perseguidos por los demás pescadores informales, quienes en ningún momento dejaron de gritar improperios contra los oficiales, mientras continuaban con amenazas con piedras, palos y cuchillos.
Además, intentaron cortar las cuerdas con la que se realizaba el remolque de la panga, con el fin de recuperarla, por lo que ante tales amenazas los oficiales se vieron obligados a utilizar sus armas de reglamentación, percutando contra el agua en forma de advertencia para repeler los ataques que los pescadores informales cometían contra ellos.
Comentarios de Facebook