Ni el cansancio, ni el feriado, nada fue obstáculo para que un grupo de trabajadores de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia demostrara su compromiso con llevar agua a las comunidades.

Tras el accidente en el Pozo Santa Cruz II en San Isidro de Heredia la noche del martes, la cuadrilla trabajó una jornada de 22 horas continuas, sin cambio de personal, todo con el fin de dejar el pozo funcionando.

¿Y Porqué era tan importante? Pues porque este pozo es la principal fuente de alimentación de agua potable para las tuberías de los isidreños, quienes desde el martes estaban sin el líquido vital.

A las 3:30 de la madrugada de este viernes completaron el trabajo para recuperar los materiales caídos en el pozo y hacer una nueva instalación, según reporta la ESPH en sus redes sociales.

En la madrugada iniciaron las albores para extraer el aire de las tuberías y el agua estaría llegando a las viviendas poco a poco hasta completar la totalidad de la zona cerca del mediodía.

Comentarios de Facebook