¡Soralla, no falla!

Con esa frase lapidaria y precisa, casi un grito de guerra, promocionaba sus dotes de pitonisa o adivina, una mujer que se convirtió en un ícono de la cultura popular costarricense en las décadas de 1950 a 1970. Soralla de Persia, fue una estrella radial de afamadas emisora en las recordadas Radio City o Radio Alajuela. Se decía de ella, que sus artes adivinatorias eran de tal calibre, que incluso los presidentes y políticos costarricenses, llegaban para “consultarle“. Así creó su fama. ¿Quién, que cuente ya con algunos veranos vividos, no la recuerda?

Revisitar este ícono de la cultura popular costarricense es un interesantísimo viaje al pasado, pero sobre todo, es un adentrarse en la comprensión de un mito, una figura femenina que desde el misterio, cautivó a Costa Rica con sus predicciones y sus consejos.
La autora Anabelle Contreras Castro realiza un análisis grato, y no por ello menos riguroso, de este ícono femenino. En el libro Soralla de Persia. Medios, mediums y modernización cultural en Costa Rica (1950-1970), Contreras Castro nos muestra cuál fue el viaje de transformación de la mujer detrás del mito; de Virginia Rojas Meza, sus orígenes, su matrimonio, su lucha por la subsistencia diaria y cómo creó su propia metamorfosis.

Primero, la interior, como mujer que se sobrepuso a situaciones de vida extremas y retó los estereotipos de una época para reconstruirse a sí misma. Esta, posiblemente, la parte menos conocida de Soralla, se devela en la investigación académica de Contreras Castro con exquisita y amena pluma, que nos hará, sin duda, identificarnos con la parte humana y profunda de Soralla.

En segundo lugar, la obra nos explica la metamorfosis externa mediante la cual, se crea el personaje, con sus batas, turbantes y bola de cristal, con sus historias de ser esposa del Shah de Irán –de ahí su nombre– de sus profundos estudios de astrología y artes adivinatorias, en lugares remotos, que hacía soñar a las audiencias radiofónicas. De esta forma, Soralla de Persia logró imponerse, abiertamente, como adivina y consejera de aquellos que buscaban alivio, solución a sus problemas, comprensión a sus dudas y desamores. Contreras Castro también nos devela la sensibilidad humanitaria de Soralla a lo largo de su investigación, faceta desconocida de esta pitonisa que encantó a una Costa Rica, aún inocente.

La obra permitirá al lector un disfrute único por la forma de narrativa que en él se emplea. No se trata de una ficción, pues responde a un trabajo de investigación académica muy sólido, realizado por la autora, el cual da sustento, a partir de la de-construcción del personaje, al análisis sobre el cambio cultural de la Costa Rica de las décadas de 1950 a 1970.

Soralla no falla“, ¿quién sabe? si cuando la desesperanza se apodera del corazón humano, las búsquedas desesperadas nos llevan a hurgar en los espacios menos conocidos y quizá, más familiares de lo que pensamos: Virginia Meza desapareció en Soralla de Persia, pero ella, la adivina, la que no falla, sigue viva en el imaginario de quienes contamos con algunos veranos vividos. La investigación de Contreras Castro nos la trae de regreso para disfrutarla, en la memoria de lo que su magia prometía, pero también, para mirarla de forma científica, en la construcción de esta “bruja” moderna, en un contexto histórico de profundos cambios. Esta obra fue publicada por la Universidad Nacional, con el sello EUNA y está disponible en la Librería Universitaria, en el Campus Omar Dengo.

 

Comentarios de Facebook