HEREDIA TIENE SU PROPIO HÉROE DE LA CAMPAÑA DE 1856

Retrato del héroe nacional, elaborado por acuerdo del Congreso de la República, del 22 de mayo de 1892, es la única imagen con que se cuenta, la cual ha sido reproducida en los diferentes homenajes que se le han realizado.

Abril es el mes de la celebración del 162 aniversario de la Campaña de 1856, en que los costarricenses defendieron con sangre no solo su libertad, sino la de Centroamérica, y es importante recordar, que los heredianos tenemos una razón más para festejar y es que de éstas tierras surgió un héroe nacional.

Se trata de Nicolás Aguilar Murillo, orgullo de Barva, cantón número 2 de Heredia, quien se distinguió en la batalla de La Trinidad, librada en el Río Sarapiquí, el 22 de diciembre de 1856, dónde mostró su valía al eliminar un cañón enemigo y enfrentarse cuerpo a cuerpo a miembros del ejército invasor, para tomar la Vía del Tránsito. Su obra fue fundamental, para disminuir al ejército filibustero.

La gesta heroica

Don Nicolás era parte de los llamados Zapadores, jóvenes decididos a dar la vida por la Patria, y a ellos se les asignó una de las tareas más difíciles en la guerra: tomar la Vía del Tránsito

Al tomar el río, el ejército filibustero perdería sus suministros, no tendrían más armas, porque los barcos que las trasladaban por el Río Sarapiquí hacia Nicaragua, no llegaría, de allí la importancia estratégica de la misión, en que muchos héroes anónimos entregaron su vida por la libertad.

La tropa de la cual formaba parte el entonces sargento Nicolás Aguilar Murillo, estaba al mando del Sargento Mayor Máximo Blanco, participó en 5 batallas medulares para la defensa nacional, como la toma de cuatro barcos filibusteros en el puerto San Juan del Norte, en el asalto y ocupación del Fuerte San Carlos, también en Castillo Viejo y en la frontera con Nicaragua, y por supuesto, en la de la Trinidad, según narra el libro “Nicolás Aguilar Murillo, un héroe barveño”, recopilado por Miguel Rodríguez, como parte de los esfuerzos de la Municipalidad de Barva para lograr el reconocimiento del héroe.

En La Trinidad el sargento saltó de la trinchera, enfrentó al enemigo cuerpo a cuerpo y a bayoneta calada venció al artillero principal, también al comandante del contingente filibustero y sostuvo solo el combate mientras llegaba el resto de la vanguardia”, afirma la recopilación histórica, donde también se narra la historia contada por el propio Nicolás Aguilar.

En la difícil navegación del San Carlos perdimos la poca artillería de que disponíamos pues la balsa que conducía fue arrebatada por una violenta tempestad, donde quedó aislada y en tierra con 70 hombres y sin poder avisarnos de ese percance

Los Zapadores iban dispuestos a tomar las posiciones enemigas, pese a que ellos tenían todo a su favor, mejores armas, tales como cañones,  buques armados, además, eran superior en número, además de estar en mejores condiciones los soldados filibusteros, que los nacionales, quienes estaban agotados por los largos recorridos entre montañas y ríos para tan solo acercarse a las posiciones enemigas.

Conociendo esto,  y con el propósito de motivar a los cansados soldados nacionales, Joaquín Fernández anunció el 21 de diciembre, un día ante de la batalla del río, que a nombre del Estado daría 500 pesos a quien  más se distinguiera por su favor, y la primera respuesta en batalla la dio don Nicolás, quien según escribió el general Máximo Blanco en sus memorias: “saltó sobre la trinchera, levantó en la bayoneta al centinela del cañón. La matanza siguió a la bayoneta”.

Reclamó el premio 30 años despúes

Finalizada la Campaña Nacional, don Nicolás, al igual que el resto de los soldados costarricenses, regresa a las labores que realizaban antes de ser precisa su ayuda para defender la libertad de la Patria.

Nuestro héroe, hijo de Margarita Murillo Gutiérrez y Agustín Aguilar Gutiérrez, vuelve a la agricultura, y a la vida con su esposa María Rosario Murillo Polanco, aunque no tuvieron hijos.

Y fue hasta 1892, cuando el pueblo de Barva, promueve que el Congreso Constitucional haga justicia con don Nicolás, quien vivía en la pobreza, ya que por su edad no podía trabajar ya en el campo, y se decrete una pensión vitalicia por su conducta heroica.

El proyecto impulsado por el diputado Astúa Aguilar tiene éxito y es así como se le otorga el grado militar de Coronel,  se le pagan los 500 pesos por su conducta heroica, los que se habían ofrecido 30 años atrás y que él nunca reclamo.

Se le asigna también una pensión vitalicia de 60 pesos mensuales, la cual solo disfrutó durante 6 años, ya que falleció de neumonía el 2 de abril de 1898, a las 3:30 de la tarde, y fue sepultado en el cementerio de Barva, donde descansan sus restos hasta la actualidad.

¿Porqué se dejó en el olvido?

Esa es una pregunta sin respuesta, aunque también fue dejado en el olvido uno de los grandes líderes de la gesta, el presidente Juan Rafael Mora Porras, a quien al igual, que a Nicolás Aguilar, hasta después de siglo y medio se le reconoce el valor de sus acciones.

Sin embargo, no siempre fue así. Ya que en 1892 don Nicolás recibió los honores como héroe, en respuesta a la petición de la comunidad barveña, en el mismo momento que solicitó se le diera la pensión.

El Congreso decretó condecorarlo como héroe con una medalla de oro que dice: “A Nicolás Aguilar y Murillo. La patria agradecida por su heroísmo. Campaña Nacional 1856-1857”. También ordena mandar a hacer un retrato de don Nicolás, única impresión de su rostro con que cuenta la historia, y la cual se encuentra en la Municipalidad de Barva.

Junto a los muchos soldados nacionales que participaron en ésta batalla, figuran Ramón Prendas, su hijo Bernabé Prendas, y Carlos García vecinos de Villa de Barva; Juan Varela Barquero de Santa Lucía de Barva; Santos González del cantón central de Heredia y el ramonense Ignacio Vásquez.

Y fue la misma comunidad barveña siglo y medio después la que volvió a luchar para que ese reconocimiento se concretara, ya que la historia parecía haber olvidado su heroísmo, y es así como inician las gestiones para que la Asamblea Legislativa de la declaratoria de héroe nacional, alcanzando el mismo título que Juan Santamaría.

El proyecto de ley fue presentado a la Asamblea Legislativa el 7 de marzo del 2012 por los diputados de la provincia, quienes se unieron en un solo bloque para impulsar la propuesta en conjunto con la Municipalidad de Barva y la Asociación de Historia de Heredia. La iniciativa se convirtió en ley el 30 de setiembre del 2013.

¿Quién fue Nicolás Aguilar?

  • Nació el 10 de setiembre de 1834 en Barva, de Heredia
  • Sus padres fueron Agustín Aguilar Gutiérrez y Margarita Murillo Gutiérrez, quienes se casaron el 2 de diciembre de 1820.
  • Su padre fue alcalde en 1833, 1834 y 1836 y su madre, hermana de Pío Murillo, quien fue miembro de las primeras Juntas Gubernativas del país.
  • Contrajo matrimonio con su prima, María Rosario Murillo Polanco, el 29 de octubre de 1857
  • No tuvo hijos.
  • El 22 de diciembre de 1856, se ganó el título de héroe, cuando mostró su valor al eliminar un cañón enemigo y enfrentarse cuerpo a cuerpo a miembros del ejército invasor, para tomar la Vía del Tránsito
  • Murió el 2 de abril de 1898, a los 65 años, a causa de la neumonía
  • Como premio a su gesta heroica recibió un premio de 500 pesos.
  • También recibe una pensión vitalicia de 60 pesos mensuales.
  • El Congreso lo condecora con honores de Héroe Nacional en 1892
  • El distrito de El Tigre de Montes de Oro de Puntarenas, solicita al gobierno cambiar de nombre por el de Aguilar, en honor a don Nicolás, solicitud aprobada el 5 de junio de 1918.

______

Fuente: Nicolás Aguilar Murillo, un barveño héroe nacional

Himno a Nicolas Aguilar Murillo

Letra: Luis R. Flores
Música: Juan R. Alfaro

Vives en nuestras almas
y en nuestra patria histórica.
Hoy en tu apoteosis
te canta el corazón.
Con tu briosa falange
llevaste a la victoria
el alma de la patria
radiante en su corazón.

Llegaste con los tuyos
al campo de batalla;
al pie de la trinchera
los intrusos están.
La indignación estalla,
rabiosa por la lucha;
en sangre se tiñeron
las aguas del San Juan.

Con sin igual audacia
soltaste la trinchera,
mataste al artillero
y tuyo fue el cañón.
Tu espada fue una hoguera;
huyen los bucaneros
turbas de malandrines
sin Dios ni religión.

Salvada Costa Rica,
a paso de patriotas
de audaces vencedores,
regresa tu legión.
Con tus sandalias rotas,
Trajiste enardecido,
el alma de la patria
gloriosa en su pendón

______

Fuente: Nicolás Aguilar Murillo, un barveño héroe nacional

Esta es la tumba del héroe nacional Nicolás Aguilar Murillo, con columna truncada en representación de su heroísmo.
Retrato del héroe nacional, elaborado por acuerdo del Congreso de la República, del 22 de mayo de 1892, es la única imagen con que se cuenta, la cual ha sido reproducida en los diferentes homenajes que se le han realizado.
En la placa sobre la tumba de Aguilar es un reconocimiento del pueblo barveño, que desde 1898 ya lo reconocían como Héroe Nacional de la Campaña Nacional, teniendo como base la declaratoria de la Secretaría de Guerra.
El domingo 27 de enero del 2013, tras la nueva declaratoria de Héroe Nacional, los billetes de lotería fueron una forma de rendir homenaje al héroe Herediano.
Nicolás Aguilar Murillo, héroe nacional, es orgullosamente Herediano, en su honor el parque central de la provincia, lleva su nombre.
Comentarios de Facebook