LA CANDELERÍA DE FRAN, EL PARAÍSO DE LAS VELAS

Francella Morera, es la cara de este negocio, que mantuvo su sede en San Joaquín de Flores, hasta este año que estrenan casa en Río Segundo de Alajuela, de la Bomba Pacific, 300 metros al oeste.

Los amantes de las velas tienen un lugar especial para visitar, se trata de la Candelería de Fran, que es un verdadero paraíso de velas, donde puede encontrar gran cantidad de aromas, colores y formas.

Francella Morera, es la cara de este negocio, que mantuvo su sede en San Joaquín de Flores, hasta este año que estrenan casa en Río Segundo de Alajuela, de la Bomba Pacific, 300 metros al oeste.

Ella dio un giro a la empresa que creó su papá, Álvaro Morera, 40 años atrás, la cual se dedicaba a la elaboración y venta de las tradicionales candelas blancas, con que se alumbraba la Costa Rica de antaño.

Debieron superar situaciones muy difíciles, no solo a nivel empresarial, sino familiar, ya que delincuentes les quemaron la fábrica en Patarra, y cinco años después asesinaron a su padre.

Detrás de la sala de exhibición de la Candelería de Fran, se encuentra la planta de producción, donde con materiales como cera de palma y soya, con muy poca parafina, así como aromas naturales

“Todo el mundo se nos vino encima en ese momento, yo estaba embarazada de mi hija, quien era mi esposo fue conmigo al funeral y después del funeral me dijo hasta aquí llego, me voy. Yo con 6 meses de embarazo, atravesando por la pérdida de mi papá, la cabeza del negocio familiar no iba a dejar a mi mamá sola, conversamos y a partir de ese momento me metí de lleno en la Fábrica”, recordó Fiorella.

Ellas se levantaron de las cenizas, e imprimieron su propio estilo, fue así como llegaron al cantón de Flores, para volver a empezar, y se introdujeron las líneas de velas decorativas y una nueva estrategia de comercialización, aprovechando su formación como administradora en finanzas.

 

INICIARON CON VELAS DECORATIVAS

En la sala de exhibición se encuentra velas de diferentes estilos, tamaños, colores y aromas.

 

Hoy, al ver hacia atrás, se sorprenden de todo lo logrado, mantienen la calidad y tradición, pero sumaron novedades, como cambiar la forma de producción utilizando cera de palma y soya, con muy poca parafina, así como el uso de aromas naturales, para que sean más amigables con el ambiente; además, son libres de plomo.

En su nueva sala de exhibición, se encuentran velas con aromas de vainilla, miel de abeja, naranja, manzana, canela, sándalo, rosas, jazmín, lavanda, ciprés, y moka, entre otros.

Además, de la variedad de estilos y formas, de manera que se pueden incorporar como decoración en los diferentes rincones del hogar, oficina y para eventos como bautizos, primera comunión, bodas y aniversarios.

NO ABANDONAN LAS CANDELAS

En medio de los cambios, no se dejó la producción de las tradicionales candelas blancas, sino que se continúa ofreciendo al público, ahora hasta en combos con los fósforos incluidos, de manera que se puedan tener para emergencias.

“Pensamos en ofrecer el paquete con los fósforos, porque cuándo se nos va la luz, empiezan las carreras para encontrar con qué encender las candelas”, comentó doña Francella.

Tanto las candelas como las velas se pueden conseguir en algunos supermercados, pero también en la tienda ubicada en Río Segundo de Alajuela.

Otro de sus productos tradicionales son los cirios y pascualitos, que se utilizan en los templos católicos para celebrar la pascua.

Comentarios de Facebook