REMEMBRANZAS DE LAS CONMEMORACIONES HEREDIANAS DEL 15 DE SETIEMBRE

Erick Bogarín Benavides para Heredia Hoy

Con este título ofrecimos una conferencia el pasado 12 de setiembre, en el marco de la conmemoración del 198° aniversario la Independencia Nacional de la Mesa Redonda Panamericana de Heredia, donde expusimos un recorrido histórico de como los heredianos celebraban tan gloriosa efeméride, de los años 1851 a 1902. Con esta charla iniciamos la exposición de los resultados preliminares de este estudio, que Dios primero, esperamos culminar en una publicación para la conmemoración del Bicentenario de la Independencia que tendrá lugar en el 2021.

 

Importante es destacar antes de hacer algunas anotaciones de la referida investigación, que el origen de la celebración del 15 de setiembre data del 11 de setiembre de 1848, durante la administración del último Jefe de Estado y Primer Presidente de la República, don José María Castro Madriz, cuya ley y decreto a la misma establece en su artículo primero: “El día 15 de setiembre de todos los años será feriado en todas las oficinas públicas, y se celebrará en todos los pueblos de la República con la debida solemnidad”. No obstante, su artículo segundo amplía la conmemoración de la Independencia, pues establece que al “…efecto el Supremo Poder Ejecutivo dispondrá lo conveniente para que en el próximo 15 del corriente se celebre del modo más digno la publicación del decreto de 30 del próximo pasado, y el aniversario en los años subsecuentes.” El Decreto al cual hace referencia, es ni más ni menos, que la Ley de esa fecha y el Decreto del 31 de agosto, por el cual se: “Sustituye el título de “Estado” que hasta ahora ha llevado Costa Rica, con el de “República”. De esta manera, se conmemora cada 15 de setiembre no solamente la Independencia, sino también la fundación de la República en 1848.

 

Concretamente en Heredia, una de las fechas con relación a la Independencia que ha sido olvidada, es la Jura de la misma, que tuvo lugar el 11 de noviembre de 1821, en la Sala de Sesiones del Concejo Municipal y de cuya acta compartimos lo siguiente: “…reunido este Ayuntamiento para dar cumplimiento al acuerdo de treinta y uno del pasado Octubre, se mandó con anticipación citar a todo el Pueblo para el juramento público de la independencia absoluta del Gobierno Español en este día, y estando todo reunido, o la mayor parte de él, se mandó también llamar al señor Ayudante don Vicente Ortega, y estando todos en esta Sala, el señor Alcalde primero tomó el juramento a esta Corporación: seguidamente el último lo prestó en manos del señor Alcalde 2° y a consecuencia el señor Ayudante según su empleo lo prestó en las del indicado señor Alcalde y habiendo el mismo tomado el juramento al Pueblo como Alcalde 1°, el dicho señor Ayudante mandó formar en esta Plaza las dos Compañías de Milicias, a quienes en presencia de esta Corporación tomó el mismo juramento, todo según la fórmula prescrita en el acuerdo mismo de treinta y uno del pasado: En seguida todo el Pueblo aclamó diciendo Viva la independencia y publicado que fue el bando de la Excelentísima Diputación Provincial de León fecha doce de Octubre del presente año en las cuatro esquinas de esta Plaza se (paso) inmediatamente a la Iglesia Parroquial en donde se cantó un Solemne Te Deum con asistencia de todo el clero, y en este día por la noche se juntó segunda vez el Pueblo y aclamando por las calles Viva la independencia se reunió el Pueblo en este Cabildo hasta la once de la noche de donde se les dio orden para que se retirasen intimando el buen orden y quietud pública…” A iniciativa nuestra, hace como ochos, una copia de dicha Acta de la Jura de la Independencia en Heredia, se encuentra en la Sala de Sesiones “Alfredo González Flores” del Concejo Municipal de Heredia.

 

En 1852, el Concejo Municipal dispuso para la celebración de la Independencia que “…los individuos de que es compuesta dicha Corporación se presenten en el Salón de Sesiones el día enunciado a las ocho y media de la mañana para que en unión del Señor Gobernador y demás empleados se dirijan al Templo, en donde debe celebrarse la misa solemne y cantarse el Te Deum en acción de gracias, al Ser Supremo por la precitada Independencia.” Para 1853 hace referencia el acuerdo municipal, al “Cumpleaños de la Independencia”.

 

Uno de los programas más sentidos de la celebración de la Independencia es el de 1863, donde refiere el acuerdo del Concejo Municipal: “1° Se pasará una Circular a todos vecinos de esta Provincia, para que los días catorce y quince iluminen por la noche el frente de sus casas, y en el día último, establezcan banderas nacionales en todas las casas. 2° que la víspera de esta función sea celebrada con una retreta dada en los portales del Cavildo, un repique solegne y un paseo por la calle que debe durar hasta las diez de la noche. 3° que el día quince referido se celebre una misa solegne en la Iglesia parroquial de esta Ciudad en la cual se debe pronunciar un discurso que se refiera a nuestra independencia. 4° que el mismo Señor Gobernador pase una circular a todas las autoridades Civiles, Eclesiásticas y Militares para que presten su asistencia a la función religiosa y las demás funciones profanas que se presenten este día. 5° que concluya esta función con un baile en la casa de enseñanza pública, al cual cree la Municipalidad que el todo de la Música Marcial debe prestar sus servicios gratuitamente, pero que a pesar de esto se asignan veinticinco pesos para que se puedan gratificar con ellos a los músicos. 6° que para la solegnidad de todos estos actos se manden contratar una gruesa de Cargadores, seis cargas de vombas de onza y se den al Cuartel quince libras de pólvora para que con una Compañía se hagan cuatro descargas en los tiempos de la misa. 7° que el mismo Señor Gobernador pase una comunicación al Señor Comandante de Armas de esta plaza, para que el día quince del presente  se presente el todo de la fuerza con sus armas a las siete de la mañana con el fin de solegnizar esta función, permaneciendo reunida hasta después de misa que se dispersarán cuando hayan hecho un paseo militar con la bandera Nacional. 8° y último: que el lugar en que deben colocarse todas las Autoridades que deben asistir a la función religiosa, se observará el orden siguiente: en el ala izquierda en primer lugar, la Municipalidad presidida por el Señor Gobernador y los respectivos secretarios, en segundo lugar el Juez y Fiscal de hacienda, en 3° todos los Juez de Paz y en el ala derecha en primer lugar lo ocuparán los Señores Jueces de 1ª Instancia y todo el gremio militar y se terminó la sesión.”

 

Y en 1890, se programó lo siguiente: 1°. Invitación general al Pueblo anticipadamente por medio de las autoridades de los Cantones y Distritos. 2°. Orden para que los vecinos de esta Ciudad, iluminen el frente de sus casas en las noches del 14 y 15 del corriente, – y pongan banderas.– 3°. El 14 desde temprano por la tarde, si el tiempo lo permite, habrá un gran paseo por la Ciudad, con la banda militar y los coros de música de los barrios que se puedan conseguir. 4°. Por la noche habrá otro paseo con la banda, faroles, etc., etc. 5°. El 15 en la madrugada habrá gran alborada con las músicas espresadas. 6°. A las 11 a.m. será el Te Deum con asistencia de las autoridades y en seguida un paseo por la Ciudad con la banda en cuya hora habrán listas en las cuatro esquinas de la plaza principal mesas con frescos para el que quiera tomarlo. 7°. Habrá elevación de globos a la hora que el tiempo lo permita, en las plazas principal y del Carmen con música situada en cada localidad.– 8°. Por la noche habrá un baile de disfraces en un lugar público; y 9°. Habrá pólvora (cohetones), para el Te Deum, paseos y baile. –”

 

Así, hicimos un breve recorrido por nuestro pasado herediano y como celebraron nuestros antepasados la Independencia Nacional, con carencias económicas mucha veces, pero siempre con un espíritu lleno de patriotismo, ejemplo a emular y al recordarlos, honrarlos, a ellos y a nuestras amadas Heredia y República de Costa Rica.

Fuente: Archivo Nacional de Costa Rica y la Sala de Libros Antiguos y Colecciones Especiales de la Biblioteca Joaquín García Monge de la Universidad Nacional.

Comentarios de Facebook