“LA PANDEMIA AUMENTÓ LA VULNERABILIDAD FRENTE A LA TRATA DE PERSONAS”

Foto de: delitosfinancieros.org/

La pobreza, el desempleo y las crisis sociales son el caldo de cultivo idóneo para que el flagelo de la trata de personas encuentre espacio en cualquier sociedad, según explicó Eugenia Salazar Elizondo, fiscal adjunta contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes.

La especialista participó este lunes en el programa del Ministerio Público, FrecuenciaMP, en el que reveló los elementos básicos para reconocer esta modalidad delictiva y, al mismo tiempo, hizo un llamado a denunciarla.

“Se trata de la explotación de una persona y las distintas formas en que puede ser sometida; las más comunes son la explotación sexual, la explotación laboral, trabajos o servicios forzados, servidumbre, adopción irregular y mendicidad forzada”, apuntó.

Salazar recordó que este tipo de delitos ha existido casi de forma paralela a la historia de la humanidad y nuestro país no escapa a ello; indicó que, si bien solo en San José se investigan unas 60 causas de trata de personas cada año, “la cantidad de casos que deberían denunciarse es mucho más alta que esta cifra, pero hay un desconocimiento del tema”.

Adicionalmente, afirmó que “muchas de las personas ofendidas que nosotros entrevistamos, no se consideran víctimas, porque están en una dinámica de dependencia, ya sea económica o emocional, de sometimiento o en una relación de poder, la cual hace que la mayoría no reconozcan que están siendo sometidas a algún tipo de explotación”.

“Incluso, a veces, por la misma situación de necesidad y de vulnerabilidad prefieren no denunciar porque, de alguna manera, aunque estén siendo explotadas, esa situación les está generando un ingreso necesario para sobrevivir”, agregó.

El fenómeno. Durante el espacio del MP, que se transmite todos los lunes de 11:00 a.m. a 11:30 a.m. por Radio Columbia, la Fiscala Adjunta analizó las particularidades de la trata de personas en Costa Rica como un fenómeno que, en la mayoría de los casos, se gesta a lo interno de las fronteras.

“La mayor cantidad de denuncias que hemos recibido en los últimos dos años corresponden a una modalidad de trata doméstica, donde los hechos ocurren a lo interno del país y quienes cometen este delito no necesariamente corresponden a redes o grupos organizados, sino que es una persona la que se encarga de someter a explotación a la otra persona”, detalló.

Respecto a las distintas modalidades de trata, Elizondo reconoció que son delitos complejos tanto en su dinámica como en su investigación, y suelen ocurrir “en un ámbito de privacidad”, lo que los vuelve difíciles de detectar.

A ello se suman varios factores que agravan la problemática, tales como los flujos migratorios que suceden como un fenómeno mundial, regional y local, así como la misma pandemia por el COVID-19; frente a estos, las personas están “en un altísimo peligro de pasar a una condición de explotación”.

“Las situaciones de riesgo e inseguridad que se generan a partir de la pandemia definitivamente han significado un aumento en la pobreza y en el desempleo, factores con los que, por supuesto, la vulnerabilidad y la situación de necesidad de las personas ha crecido”, consideró.

Detectar y denunciar. La funcionaria aseguró que se debe prestar atención a situaciones que podrían revelar la existencia de trata de personas en la comunidad, una muy relevante es la presencia de personas menores de edad en ventas ambulantes o pidiendo limosna, así como situaciones de personas que permanecen largas jornadas en un sitio de trabajo, sin descanso.

Elizondo apuntó que en Costa Rica “la mayor cantidad de investigaciones que realiza la Fiscalía es por trata con fines de explotación sexual, seguida por explotación laboral o trabajos o servicios forzados, aparecen algunos casos de mendicidad, servidumbre y, lamentablemente, la mayoría de las víctimas son mujeres o niñas”.

Para reportar un posible caso de trata de personas, se puede recurrir a la línea de emergencias 9-1-1, a la delegación más cercana del OIJ o de la Fuerza Pública o bien en la Fiscalía Especializada, ubicada en el quinto piso del I Circuito Judicial de San José; también se puede escribir al correo fa_tratapersonas@poder-judicial.go.cr

Comentarios de Facebook