“NECESITAMOS PASAR A UN NUEVO NIVEL DE SOLIDARIDAD”

El jerarca del IMAS afirma que se debe abrir la discusión nacional sobre temas claves como el seguro de desempleo, la afiliación del sector informal a la Seguridad Social, y en general, la visión de país solidario que se quiere tener para después de la pandemia.

Juan Luis Bermúdez, presidente ejecutivo del IMAS afirmó que la institución trabaja desde por apoyar a las personas que se han visto afectadas por el covid, pero enfatizó que en estos momentos se requiere también que cada persona busque en su interior si puede ayudar a quien no la está pasando bien.

“Nuestro país necesita en estos momentos pasar a un nuevo nivel de solidaridad y eso implica que todos tenemos a alguien cercano afectado no solo por la situación de cambio en su condición laboral, sino personas cercanas que se han visto afectadas por el covid, y es necesario que volvamos a ver al lado, veamos realidades que en otros momentos habíamos cerrado los ojos y echemos mano de los recursos que todos tenemos para poder acompañar a quien en este momento puede estar en una situación de mayor vulnerabilidad que la nuestra”, comentó.

“El Estado costarricense ha echado mano de todos los recursos disponibles para aliviar la situación y generar condiciones para ir sembrando la semilla de una reactivación del mercado laboral y las distintas actividades económicas, pero no hay una economía ni sistema de protección social que pueda ser resiliente a sociedad que no se cuida a sí misma y es el primero de nuestros deberes es actuar con responsabilidad por el bien individual, familiar y comunitario, por el bien de nuestra economía y futuro de nuestros niños. Del sector social seguimos trabajando intensamente en encontrar estrategias para ir adecuando los servicios, extender la cobertura, garantizar su suficiencia financiera de tal manera que las necesidades cambiantes de nuestra población puedan ir encontrando el acompañamiento necesario del Estado social de derecho que ha prometido buscar siempre le mayor bienestar de toda la población”.

Antes de la emergencia por la pandemia el IMAS atendía 260 mil familias en sus diferentes programas, que van desde cubrir el costo de electricidad en los hogares donde hay personas oxigenodependientes, hasta pagar el alquiler de quienes por una emergencia perdieron su techo, pero también tiene programas que buscan no solo ayudar por una situación especial, sino “enseñar a pescar” para que ya no requieran apoyo institucional.

 

¿En qué consisten los programas de promoción social?

Buscan generar un programa de movilidad social en las familias, ahí entran las transferencias monetarias condicionadas y Puente al Desarrollo donde la característica en la mayoría del 80% de los casos es que son jefeadas por mujeres, les garantizamos proceso de acompañamiento donde toda la oferta institucional del IMAS y el sector social se brindan de manera que se ajuste a un plan de vida de la familia y una expectativa de que terminen con las capacidades necesarias para incorporarse al mercado laboral. Tenemos procesos de capacitación en conjunto con INAMU como Avanzamos Mujeres o formación humana, donde se les brinda una base fundamental de habilidades para el reconocimiento de los derechos para la identificación de situaciones de violencia para que ejerzan sus derechos y luego pasar a procesos de habilidades para la empleabilidad o mejoramiento de productos y procesos productivos en sus pequeños emprendimientos.

 

 

¿Mediante Ideas Productivas se dan recursos para inversión?

Con Ideas Productivas se busca brindar capital semilla complementario a los activos productivos que ya tiene la familia para que pueda pasar de una condición de subsistencia a generar utilidades, recursos para atender las necesidades familiares.

También ofrecemos a las familias en condición de pobreza y privilegiadamente a las mujeres el acceso de manera especial al sistema financiero del país, con el FIDEIMAS que es un fideicomiso, para cuando ese emprendimiento ha madurado, se ha estabilizado, ha encontrado un mercado establece y necesita crecer, lo acompañamos con un segundo bloque de capacitación, se le facilita acceso a crédito en el sistema bancario y brindamos el aval, eso responde por la operación de crédito pero además, les subsidiamos de forma ordinaria 3 puntos de la tasa de interés del banco y en el marco de esta coyuntura se subsidia 3 más o de manera que la persona tiene una cuota muy baja y puedan sacar su emprendimiento a  un nivel en el cual el crecimiento les permita seguir solos.

 

¿Cómo se puede tener acceso a estos recursos y programas?

Desde marzo y hasta que la emergencia acabe la institución está implementando el modelo de atención no presencial. Todos nuestros servicios pueden ser accedidos por una puerta única y es el sistema de atención a la ciudadanía, línea telefónica gratuita 800-000-4627, es lo mismo que 800-000 IMAS de manera que alguno de los operadores que le atiende puede hacer una revisión de la condición socioeconómica para darle una cita. Eso sí, la institución atiende solo a población en situación de pobreza o pobreza extrema y se hace con los sistemas de información social. En esta línea le dan una cita, el personal se comunicará por teléfono, WhatsApp o correo y se les pedirá los documentos necesarios para el proceso de atención que pueden enviar de manera virtual para evitar que salgan y se expongan a aglomeraciones que no son ni recomendadas ni queremos provocarlas y para facilitarles la atención a la población en vulnerabilidad.

 

¿Han incrementado mucho las solicitudes desde que inició la emergencia?

Hemos tenido un crecimiento de las gestiones en la línea porque pasamos con el Ministerio de Trabajo a ser ejecutores de Bono Proteger y es un 35% de incremento en las gestiones que se realizan a través del sistema de atención a la ciudadanía.

Pero mientras hemos tenido el crecimiento por el programa nuevo, también el uso de los sistemas de información social nos ha permitido desde inicio de año -sin saber la coyuntura que venía- atender de manera más sostenida a familias en situación de pobreza que estaban identificadas y no tenían beneficio del Estado y se ha extendido atención para cubrir las necesidades básicas este año.

Se ha privilegiado adultos mayores, personas con enfermedades crónicas, víctimas de violencia o damnificados por emergencias en meses anteriores como incendios deslizamientos y más, que garantiza que esas personas desde inicio de año se atendieron de manera oportuna y hay menor presión de solicitud de citas en programas donde hay mucha demanda o en los que estas personas venían 2 o 3 veces al año porque se daba por un periodo corto y lo que hicimos fue extenderlo durante todo el año.

 

¿Cuál será la estrategia ante el aumento de solicitantes, porque los recursos no son inagotables?

El sistema de protección social tiene una importante fuente de financiamiento que el país creó en 1974, una institución como el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares que administra dos puntos del PIB para programas de atención de población en situación de pobreza, son 620 mil millones, de ese fondo se financian INAMU, PANI, comedores escolares, transferencias monetarias de Avancemos y Crecemos, Cencinai, Red de Cuido de Adulto Mayor de Conapan, Conapdis. Se financia con un 5% que todos los patronos pagan sobre las planillas, porque ese fondo es parte del pacto social costarricense, con aporte del sector productivo se financia la atención de la población más vulnerable.

Conforme se han disminuido las planillas con las acciones como suspensiones de contrato, no solo la Caja se ha visto afectada sino también las instituciones que dependemos del Fodesaf y aquí se vuelve necesario hacer un ejercicio de complementar esa fuente de financiamiento con recursos que de manera extraordinaria se canalicen, por ejemplo Proteger con recursos de créditos internacionales, utilidades del INS y recursos del diferencial del precio combustible que de manera muy ágil y de forma responsable la Asamblea Legislativa puso a disposición para atender esta emergencia.

 

¿Alcanzará para salir de la emergencia?

Se hace necesario y ese es un trabajo permanente con la identificación de nuevos recursos para atender adultos mayores en abandono que deben ser trasladados, para garantizar ayudas técnicas a personas con discapacidad y garantizar la tranquilidad de las familias que hoy no tienen un ingreso por afectación laboral y serán necesarios más recursos para el sector social de tal manera que podamos ir respondiendo de manera coherente.

Lo primero es socarnos la faja todas las instituciones, lo veníamos haciendo desde el 2018 por la coyuntura fiscal previa a la ley de las finanzas públicas o conscientes que la situación de reactivación no se había consolidado y ahora con la emergencia hemos restringido el crecimiento en personal, en esta emergencia misma, hemos hecho restricción de las compras para redirigirlos a la atención de las personas pero también se vuelve necesario abrir discusión pública en la que podamos replantearnos la configuración de los aportes que como sociedad hacemos al financiamiento de la seguridad social y del sistema de protección social que forman estas instituciones y debe ser con base en las necesidades.

 

Hoy tenemos información que claramente dice cuántas son las familias en situación de pobreza, donde están cuáles son sus condiciones y cuál es la brecha que falta para llevarlas  a nivel de suficiencia donde al menos garanticemos que sus necesidades alimentarias sean cubiertas. También tenemos que presentar cual es la realidad de nuestro sector productivo que es una parte elemental, esa es una discusión que debemos dar como país y hoy se vuelve necesaria si queremos garantizar que en el escenario post pandemia las mujeres vayan a encontrar un sistema de Cuido para dejar a los niños y poder salir a trabajar en un servicio de seguridad y calidad, que les den estimulación, adecuada nutrición, sociabilización para el crecimiento y que les permita desligarse de esa obligación que histórica social e injustamente hemos puesto sobre ellas, como es el cuidado de los adultos mayores, enfermos de larga estancia, discapacidad y les impide de manera clara capacitarse y por el otro lado incorporarse al mercado laboral de manera activa.

Y vamos a necesitar financiamiento extra, hoy con el 4% del Fodesaf a la Red de Cuido no basta, o con los recursos para el Conapan no basta, necesitamos pasar de una lógica de donde el Estado con sus recursos es el único financiador, sino que la corresponsabilidad social se ejerza en el ámbito familiar, comunal y empresarial. Que el sector privado tenga mecanismo de pago compartido con el cual pueda aportar para que sus colaboradoras puedan acceder a este tipo de servicio y esperamos que quizá el próximo año se pueda presentar y vamos a necesitar recursos adicionales.

 

¿Y ante el alto desempleo que se esperaría para el próximo año?

Vamos a tener que replantearnos como país los mecanismos provisionales ante situación de desempleo porque el país si bien cuenta con la cesantía y el fondo de capitalización laboral no representan un verdadero seguro de desempleo y en una situación como la que hemos vivido, de crecimiento de desempleo, el país reciente la ausencia de un seguro que les haya garantizado la protección, esa que hemos tenido que dar de manera no contributiva mediante el bono Proteger.

Se vuelve necesario generar condiciones para que la población que estaba en la informalidad y representaba el 47% de la fuerza laboral, tenga acceso a la protección social principalmente de la CCSS, no solo en Seguro de Salud sino también del Seguro de Pensiones.

La discusión debe girar en cómo crear mecanismos que faciliten y generen aseguramiento rápido extensivo a esta población que ha estado en la informalidad y cuando vemos los riesgos expuestos se vuelve más necesario que nunca y educar en función de la seguridad social y la importancia de contribuir a lo largo de nuestro periodo de vida productivo, porque  los riesgos pueden manifestarse al final del ciclo de vida, pero incluso el riesgo de salud, discapacidad y muerte no amenaza exclusivamente a las personas adultas mayores, siempre estamos expuestos.

Comentarios de Facebook