VOLCÁN POAS MANTIENE IMPORTANTE ACTIVIDAD

Imagen captada a las 9:25 de esta mañana por los equipos del OVSICORI

El volcán Poás ha elevado su nivel de actividad, a una Alerta de Nivel 2, en medio de señales inquietantes detectadas por la red de sismógrafos y sensores de infrasonido. Estos dispositivos continúan registrando una desgasificación fumarólica vigorosa en el fondo casi seco del cráter activo, así como una señal sísmica de tremor volcánico persistente con frecuencias entre 1 y 4 Hz en las últimas 24 horas.

Este tremor volcánico está directamente relacionado con la erupción continua de vapor, gases y ceniza, evidenciando la emisión fuerte de jets o chorros de vapores, gases, aerosoles, agua, cenizas y fragmentos de roca a través de conductos fumarólicos estrechos. Aunque la mayoría de los materiales expulsados caen nuevamente en el cráter, las cenizas más finas están siendo desplazadas por el viento, principalmente hacia el oeste, suroeste y, en ocasiones, hacia el sur del volcán.

Es importante destacar que la alerta nivel 3 que sería la siguiente de ser necesaria, se declararía ante la presencia de actividad intermedia alta, el crecimiento rápido de domos de grandes dimensiones y su destrucción en explosiones fuertes, así como la persistencia de fumarolas, gas y caída leve de cenizas en áreas cercanas.

En cuanto a los niveles de dióxido de azufre (SO2), se ha registrado un máximo de 3 partes por millón en el mirador para visitantes, según el sensor ExpoGAS. Por otro lado, el sistema MultiGAS, situado en el borde oeste del cráter, muestra valores estables en las razones de gases, con una relación SO2/CO2 de 0.5, aunque la relación H2S/SO2 ha aumentado de 0.5 a 1.2 en los últimos 2 días. Además, se ha registrado una concentración de SO2 de 15 partes por millón.

Las comunidades al oeste, suroeste y sur del volcán Poás han reportado olores a azufre y cierta afectación en la salud, incluyendo dolores de cabeza, náuseas e irritación de las mucosas (ojos, nariz, boca, piel), así como sangrado nasal. Desde el 29 de marzo, se ha observado la caída de cenizas en localidades como Sarchí, Grecia y Zarcero.

Incluso en zonas de Heredia como Santa Bárbara, Monte de la Cruz, San Rafael y San Isidro se pueden ver afectados por estos síntomas debido a la dirección del viento.

Las condiciones ambientales muestran una dirección predominante del viento hacia el suroeste, con una velocidad de 28 km/h según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN). A pesar de ello, la cima del volcán Poás se mantiene despejada.

Comentarios de Facebook