ESPH CONSTRUIRÍA EMBALSE EN SAN RAFAEL

  • Se requieren aproximadamente 10 hectáreas de potreros
  • Almacenaría 300 mil metros cúbicos
El embalse en los Ángeles de San Rafael sería similar al construido en Guanacaste para las plantas hidroeléctricas Negros I y II, con la diferencia que el agua sería para consumo humano.

Los vecinos de San Rafael de Heredia sufren en la época seca por los cortes de agua, dada la escasez del líquido y que conforme crece la población y aumentan las temperaturas del planeta crece la demanda, y las fuentes subterráneas se hacen insuficientes para atender las necesidades.

Precisamente en busca de una solución para los rafaeleños y otras comunidades que viven la misma situación, en la Empresa de Servicios Públicos de Heredia avanzan en los estudios para construir un embalse que aproveche el exceso de agua en el invierno.

El embalse consiste en hacer una especie de lago artificial que aprovecharía el caudal del Río Segundo que con las lluvias se iría llenando y para el verano se contaría con un cerca de 300 mil metros cúbicos que permitirían atender en gran parte las necesidades del líquido.

Pablo Soto, director de proyectos de la ESPH detalló que se han realizado estudios de factibilidad y se está en este momento en la elaboración del estudio de impacto ambiental. También han realizado algunos sondeos con la población y la respuesta ha sido muy positiva.

“El embalse es muy grande y debe contemplarse la unión de la toma de agua con el Río Segundo, el embalse no está sobre el cauce está aparte”, detalló.

Para desarrollar este proyecto han evaluado diferentes terrenos en la zona de Los Ángeles de San Rafael, aprovechando la cercanía de la cuenca del Río Segundo, que nace en las cercanías del Volcán Barva, a una altitud aproximada a los 2.880 metros sobre el nivel del mar.

Para construir el embalse, y la unión con la toma, así como otras obras necesarias para el aprovechamiento del agua para consumo humano se requieren aproximadamente diez hectáreas, pero no son zonas que se vayan a deforestar para hacer el embalse, al contrario, se trataría de fincas que actualmente se dedican a la ganadería.

Se estaría sustituyendo potreros por el embalse, que a la vista es de gran atractivo porque es una gran laguna de aguas limpias, rodeado de vegetación, por lo que esta obra lejos de afectar la belleza de la zona -que se ha convertido en uno de los lugares más visitados por los heredianos- le aportaría mayor atractivo.

“Son zonas ya afectadas de uso ganadero, pero el estudio de impacto ambiental es lo que nos va a decir cuáles son las medidas para la mitigación ambiental, aunque se desarrolla en zonas ya afectadas”, comentó don Pablo.

Los propietarios de diferentes terrenos han permitido que se ingrese a realizar los estudios, aunque aún no se ha tocado el tema de precios, porque eso va a determinar el diseño de la obra con base en el cual sabrán las áreas que van a requerir.

“Lo que se ha revisado es cuáles son las que se ajustan mejor, las pendientes, capacidades, áreas, cuál sería la distribución y otras consideraciones se van desarrollando conforme los estudios, porque hasta que no estén listos todos los estudios no podemos pasar a la etapa de diseño”, explicó el funcionario.

 

Con la construcción del embalse se estaría almacenando unos 300 mil metros cúbicos, nosotros estimamos que se aportarían 70 litros por segundo en la época seca, que irían directamente a las redes de distribución para San Rafael y Heredia.

 

¿CÓMO SE HACE UN EMBALSE?

“Se hacen presas, bordes y se adaptan al terreno. La excavación no es tan grande, lo más importante es la conformación de taludes y presas. Además del embalse de debe hacer la conducción, las obras de potabilización y de interconexión con las redes”, explicó don Pablo.

Ya la ESPH tiene experiencia en hacer este tipo de obras, dado que en Guanacaste y Upala han construido embalses para el uso del agua en las plantas hidroeléctricas Negros I y II.

La diferencia principal es que los embalses en Guanacaste son para utilizar el agua en generación y el embalse en Los Ángeles de San Rafael sería para conservar agua para consumo humano.

El embalse tendría una profundidad de aproximadamente tres metros, y en él se captaría el exceso de agua de la toma para que estén disponibles en el verano.

“Preliminarmente se estarían almacenando en 300 mil metros cúbicos, nosotros estimamos que se aportarían 70 litros por segundo en la época seca, que irían directamente a las redes de distribución para San Rafael y Heredia, esperamos darle beneficio a la comunidad solventar el problema drástico en el sistema en la época seca. Es parte de lo que se quiere palear”, explicó.

No se garantiza que con el embalse se acaben por completo los cortes de agua, dado que conforme crece la población aumenta la demanda del líquido, pero sí serían mucho menos drásticos que en la actualidad.

Una vez que estén finalizados los estudios técnicos y la viabilidad ambiental el embalse podría estar listo entre nueve meses y un año.

Comentarios de Facebook