HABLANTES TARDÍOS Y ATENCIÓN TEMPRANA

Karen Elizondo, Licenciada en Terapia de Lenguaje

Centro Integral Creando Oportunidades  

La adquisición y desarrollo del lenguaje en niños pequeños es un tema fascinante y complejo. Nos enfocaremos en un grupo de niños específico, conocidos como «late talkers» en inglés o «hablantes tardíos» en español, son aquellos que no presentan las habilidades lingüísticas esperadas para su edad.

La definición y el periodo de edad para estos niños varían según diferentes autores. Por ejemplo, la Asociación Americana del Lenguaje-Habla y Audición (ASHA) los define como aquellos niños con un retraso en el inicio del lenguaje, en el periodo de 24 a 36 meses, con dificultad principalmente en la expresión, pudiendo estar alterada también la comprensión, presentan vocabulario menor a 20 palabras, aún no hay lenguaje combinatorio (frases de dos palabras, ejemplo; “coche mío”), sin que haya un trastorno neurológico, motor, sensorial, cognitivo o un trastorno del desarrollo asociado que explique la alteración.

La identificación de los niños hablantes tardíos suele venir de los padres y/o de los servicios de salud pediátrica. Sin embargo, no todos los casos requieren evaluaciones más especializadas por parte de profesionales del lenguaje. El Consorcio CATALISE, un equipo multidisciplinario de especialistas recomienda considerar factores como la preocupación de los padres o profesionales, la falta de progreso en el lenguaje o proceso educativo y la pobre comprensión del lenguaje en los niños.

Actualmente no se conocen con exactitud las causas que provocan este retraso en el desarrollo lingüístico, pero sí conocemos algunos factores que podrían influir en el hablante tardío:

Factores familiares y personales como la predisposición genética, el estrés parental, la estimulación en el entorno familiar, el nivel educativo, el desarrollo neurológico, la exposición a otras lenguas y las experiencias tempranas de vida pueden contribuir al retraso en el desarrollo del lenguaje en un hablante tardío.

Factores ambientales: Estar expuestos a un ambiente de baja estimulación lingüística puede retrasar el desarrollo del lenguaje. La falta de acceso a servicios de apoyo temprano, como terapia del lenguaje, estimulación temprana y/o educación.

Los estudios recientes sugieren que los niños que nacieron durante la pandemia pueden enfrentar problemas de desarrollo del lenguaje debido a la interrupción de las interacciones sociales y la falta de estimulación lingüística durante sus primeros años de vida. La falta de interacciones cara a cara y la reducción de las actividades diarias, como visitas a bibliotecas y parques, pueden haber tenido un impacto negativo en el desarrollo del lenguaje de los niños. Además, el estrés y la sobrecarga de los padres durante la pandemia puede haber contribuido a una reducción en la cantidad y calidad de las interacciones con sus hijos. Es de gran importancia tener en cuenta que la tendencia de un aumento en los problemas de lenguaje en los niños comenzó antes de la pandemia. La tecnología ha tenido un gran impacto en la forma en que los niños interactúan y aprenden, y muchos expertos creen que el uso excesivo de la tecnología en los niños puede tener un impacto negativo en su desarrollo del lenguaje y comunicación. La tecnología puede proporcionar una forma fácil y entretenida de distraer a los niños, pero no reemplaza la importancia de las interacciones cara a cara y las conversaciones significativas con los adultos. Es indispensable establecer límites y equilibrio en el uso de la tecnología en los niños y fomentar las interacciones cara a cara y las conversaciones para ayudar en su desarrollo.

Es importante que se brinden recursos y apoyo a los padres para ayudarles a interactuar con sus hijos de manera significativa y positiva, especialmente en momentos de crisis o incertidumbre; esto por medio de la Atención Temprana la cual se basa en un modelo centrado en el niño, familia y entorno, dando pronta respuesta a las necesidades transitorias o permanentes presentes en niños y niñas con alteración del lenguaje o en riesgo, esta intervención considera la globalidad de los niños y niñas y debe ser planificado en equipo interdisciplinar. (Perpiñan, 2009).

Si en casa tienen un niño o conoces a alguno que ustedes piensen que puede ser un hablante tardío, en el Centro Integral Creando Oportunidades, ofrece evaluaciones de terapia de lenguaje y otros servicios como terapia ocupacional, conductual, estimulación temprana, nutrición pediátrica, psicopedagogía y neurodesarrollo. Pueden contactarnos al 2100 8313 o al whatsapp 7086 9847 para programar una evaluación.

Comentarios de Facebook