PAREJA CULTIVA FLORES COMESTIBLES Y HORTALIZAS ORGÁNICAS

El catálogo tiene entre 15 y 18 productos que incluyen mezclas para batidos y ensaladas y podrá ampliarse con la introducción de flores decorativas. Encuéntrelos en sus redes sociales como Pinar Del Río

Las flores comestibles se cultivan en un invernadero para mayor protección, y se cosechan a las 4 de la mañana del día que se entregarán los pedidos.

Camilo Vélez y Manuela Gil se conocieron en el CATIE en Turrialba mientras realizaban una maestría, ambos son enamorados de la agricultura orgánica, ella graduada de al EARTH y él de la Universidad El Zamorano en Honduras, el destino los unió y San Isidro de Heredia los acogió como sus hijos.

Ellos desarrollan un proyecto de finca agroecológica que busca ser amigable con el ambiente y con la comunidad, cultivan sin ningún tipo de agroquímico, hacen control de plagas de manera natural, y disfrutan al máximo la pasión por el campo.

Aprovechan el agua de la lluvia al colocar un sistema recolector de agua en las canoas que pasa a unos tanques con capacidad para 10 mil litros que les permitirán tener líquido para los cultivos en el verano, y están comercializando sus productos mediante la entrega a domicilio a quienes desean mantener una alimentación saludable.

“Los japoneses dicen que entre más diversa la dieta mejor. Nuestros productos no son de un solo cultivo, sino una mezcla de 20 a 30 tipos y ahí está la nutrición sana que es parte de la diversidad. Todo lo verde que trabajamos acá es alto en clorofila y permite una limpieza de la sangre, comiendo constantemente ensaladas frescas alcalinizamos el cuerpo, las hojas mantienen arriba del 7 el PH, si contrarrestamos las dietas frescas subimos PH, la clorofila limpia la sangre, el mucilago de las hojas es muy saludable limpia el intestino, mientras nos alimentamos limpiamos nuestro cuerpo”, comentó Camilo.

Camilo Vélez junto a su esposa Manuela Gil (no está en la foto) iniciaron el proyecto de finca agroecológica Pinar Del Río que combina agricultura para el consumo con gallinas de pastoreo, árboles frutales y flores comestibles.

ENTREGA DE PRODUCTOS FRESCOS A DOMICILIO

La finca agroecológica se ubica en San Isidro de Heredia y es el emprendimiento de la pareja, que junto con dos amigos más lo desarrollan y buscan hacerlo sostenible desde el punto de vista económico también.

Cultivan gran variedad de hortalizas en un espacio pequeño, combinando en las eras diferentes productos, lo que contribuye a controlar las plagas, según detalló Camilo.

En un vivero bajo techo mantienen las plantas comestibles que, si requieren más cuidado, entre ellas destacan algunas muy conocidas por sus propiedades medicinales que se utilizan en tes, pero también pueden ser parte de un almuerzo.

El secreto de la huerta es la combinación de cultivos en poco espacio, esto les ayuda a combatir las plagas y lograr un mayor aprovechamiento del espacio

“Tenemos entre las más conocidas la capuchina, borraja, clavelina, pensamientos, violas, caléndulas, merigol, y flores que salen de las plantas aromáticas medicinales, culinarias, y de las mismas hortalizas que algunas dan flores y se están conociendo y dando usos muy interesantes en la cocina y en la parte escénica en los restaurantes”, detalló Camilo.

Estas flores permiten ayudar al cuerpo a sanar, por ejemplo, la borraba y la caléndula tienen propiedades analgésicas, la caléndula también cicatrizante.

Aprovechan la vivienda para captar agua llovida que permitirá atender los cultivos durante parte del verano, reduciendo el impacto ambiental y con un ahorro cercano al 50% en la factura de agua.

“Deberíamos llegar a incorporarlas en algunos platillos en la casa tanto por la parte medicinal, como porque también son ricas. Son flores que se han utilizado en la medicina ancestral, en sí estos colores y formas son receptoras de vitaminas, de aceites esenciales, y el cuerpo puede utilizarlas para mejorar la salud, han estado más enfocadas en los tés, pero también pueden comerlas frescas en ensalada y generan esa sensación de armonía en el plato, genera algo positivo”, agregó.

La finca agroecológica ofrece además de sus productos que pueden ser entregados a domicilio, algunos tours con degustación de platillos a base de lo que produce la finca, y no pueden faltar las flores comestibles.

“Está abierto para que las personas vengan a conocerlo, se ha bajado un poco por la pandemia, pero si se están ofreciendo tours, se integra con la gastronomía, se habla de la agricultura y terminamos con una atención con platillos con la finca”, detalló.

También en sus redes sociales mantienen la lista de productos fijos y de temporada, sus precios que van desde los 500 colones, y la entrega por un pedido de mínimo 4 mil colones es gratis. El catálogo tiene entre 15 y 18 productos que incluyen mezclas para batidos y ensaladas y podrá ampliarse con la introducción de flores decorativas. Encuéntrelos como Pinar Del Río.

Las gallinas se mantienen bajo la técnica de pastoreo, los huevos los consumen y también los venden como parte de los productos que ofrecen al público.
Comentarios de Facebook