POLICÍAS ATIENDE DENUNCIA POR ABANDONO DE MENORES Y REGRESAN CON DIARIO

La situación de una familia de Bagaces de Guanacaste recibió una gran sorpresa por parte de quienes llegaron a hacer una visita tras recibir una denuncia mediante el 9-1-1 sobre abandono de menores de edad.

A su llegada así estaba la refrigeradora de la familia.

Al llegar encuentran en la humilde casita a una mujer con tres menores, una parejita de un año y otro niño de seis años. Tras comprobar que no están abandonados por la madre salen con el corazón partido, al ver la pobreza en que se encuentra la familia.

Fogón apagado

Un refrigerador vacío, el fogón apagado con solo guineos para alimentar a los niños. Al consultar a la madre la situación, les confiesa que su esposo tiene seis meses de que perdió su trabajo, y precisamente por no poder pagar la casita donde vivían con sus hijos los echaron.

Y fue gracias a la buena voluntad del dueño del terreno donde están actualmente, que les prestó el lugar para que hicieran un ranchito donde se acomodaran mientras su situación mejora y puede buscar una casita.

Tras completar su cumplimiento oficial, los oficiales de Fuerza Pública se fueron con el corazón hecho un puño, y se organizaron para ayudar, coordinaron con comercios de la zona, los jefes y los efectivos policiales y regresaron a visitar a la familia, ya no en busca de información, sino con arroz, frijoles, sopas, atunes, que le permitirán a la familia encender el fogón para preparar comida durante varios días. Y como detalles más para los niños no faltaron las galletas y jugos.

Demostraron una vez más los héroes de azul que con buena voluntad pueden hacer  la diferencia.

Los oficiales volvieron con un diario para la familia.
Comentarios de Facebook