DECOMISAN DOS MIL BOMBETAS Y CUARTOS DE DINAMITA

Cero tolerancia al contrabando de pólvora por las fronteras terrestres. Esa es la consigna que se han propuesto las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública, a fin de impedir el trasiego de artículos pirotécnicos que puedan comprometer la seguridad de la niñez costarricense.
En uno de los más recientes casos atendidos por la Fuerza Pública, dos costarricenses de apellidos Hidalgo y Zúñiga fueron detenidos en la localidad de Aguas Claras, cantón de Upala, en el momento en que transitaban por ese sector fronterizo con varios paquetes con pólvora.
Tras revisar las pertenencias de los sospechosos, la Fuerza Pública determinó que se trataban de 1.400 unidades de bombetas tipo triquitraques y seis cuartos de dinamita, todo lo cual constituye pólvora explosiva de alto poder destructivo.
Los sujetos también llevaban artículos de lucería, entre estos 105 silbadores y 24 volcanes, los cuales también fueron incautados por haber sido introducidos ilegalmente al país.
Hasta siete años de cárcel para contrabandistas de pólvora.
Luego de realizar las debidas coordinaciones con la Fiscalía de Upala, dicha instancia judicial ordenó la incautación de la pólvora, la cual procedía de territorio nicaragüense, violentando así la legislación en materia de armas y explosivos, así como tributaria y sanitaria.
De igual forma el fiscal de turno ordenó aprehender a los responsables de este cargamento y remitirlos a la orden de la Fiscalía de Flagrancia de San Carlos.
Según el artículo 93 de la Ley de Armas y Explosivos, de ser encontrados culpables los detenidos se exponen a penas de hasta siete años de prisión por introducir pólvora al país de manera irregular.

El domingo tres costarricenses y un nicaragüense fueron detenidos también en Upala por introducir ilegalmente al país más de 600 unidades de pólvora, en su mayoría de tipo explosivo, razón por la cual están siendo procesados judicialmente.

Comentarios de Facebook