HELADOS DE PALITO CON UN “TOQUE DIFERENTE”

Michael Montoya Vega, Francisco y Alejandro Araya Monge (ambos hermanos), son tres emprendedores que decidieron iniciar su negocio de helados artesanales a raíz de la pandemia del COVID-19 y de generar trabajo a otras familias –hace aproximadamente seis meses– con la receta familiar de Juan Giraldo Duque; con quien mantienen una relación comercial, siendo distribuidores de sus helados, elaborados de forma artesanal, sin usar preservantes, ni químicos.

“La pandemia nos ha golpeado a todos de forma directa e indirecta, nosotros Francisco y Alejandro, venimos pensando en cómo podemos salir adelante y ayudar a las familias costarricenses ante esta crisis que estamos viviendo. Todo inició cuando Michael, quien trabajaba para otra marca de helados, renuncia y decide emprender, un día probó los helados de palillo artesanales que vendían en el mercado y en su afán de iniciar una nueva producción, él la inicia, pero entiende que para crecer se debe trabajar en equipo y en unión; es así como nos contacta para que lo apoyemos en desarrollar la nueva marca de helados, nosotros la profesionalizamos, le pusimos amor, empeño, para que sea atractiva y vendible. Con la experiencia de sus 14 de años en ventas y con la nuestra en proyectar nuevos negocios, creamos Helados Cremosos, con una imagen atrayente, que ya está circulando en redes sociales y es la preferida de grandes y chicos”, relata Francisco Araya Monge, emprendedor puriscaleño.

Los Helados Cremosos, son 100% artesanales, cuenta con 20 deliciosos sabores distintos de “helados de palito” que poseen una textura cremosa, suave y uniforme. Su sabor es atractivo al paladar, con la cantidad justa de azúcar y sin que predomine ningún ingrediente por encima de los demás.

Según el emprendedor, con el objetivo de obtener mayores ganancias, generar empleo en las diferentes provincias, llegar a todas esas personas amantes de los helados en zonas con poco acceso, es que Michael, les solicita invertir en esta aventura que hoy les está generando grandes satisfacciones personales y económicas.

Actualmente, Helados Cremosos tiene más de 800 clientes en gran parte del país, entre pulperías, minisúper y supermercados, así como comerciantes que los venden desde su casa de habitación. Estos emprendedores trabajan para conseguir entrar en provincias y cantones como: Limón, Guanacaste y San Carlos.

Ahora, la empresa produce 50.000 unidades mensuales de sus helados y cuenta con congeladores, colocados en diferentes regiones del territorio nacional

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

 En tiempos de pandemia, en donde muchas personas están desempleadas, tener la oportunidad de construir un negocio que tenga buena rentabilidad, es fundamental. Y esto es precisamente lo que ofrecen Helados Cremosos.

La empresa maneja un estándar de 25 unidades por paquete y la compra mínima es de 25 helados. El precio de venta sugerido tiene un margen de utilidad bastante bueno.

“Actualmente, nosotros tenemos el margen de ganancia más alto que hay en el mercado, con este tipo de producto, porque el precio de los helados es bastante reducido. Nosotros manejamos un 44% de utilidad para el comerciante, mientras que otros ofrecen un 20%”, explicó Francisco Araya Monge.

¡Deliciosos sabores!

¿Ha probado un helado de palito de Naranja Holandesa, Piña Colada o Sorbetera? Helados Cremosos ofrece esos sabores exclusivos. Esos sabores son:

Naranja holandesa – Naranja Vainilla – Vainilla Chocolate- Vainilla Caramelo – Fresa Chocolate

Fresa Vainilla – Fresa Limón – Ron con pasas – Ron con frutas – Limón Vainilla – Coco –

Menta Chocolate – Piña Colada – Chocomaní – Sorbetera – Churchill – Galleta – Frutas – Chicle – Chile Fresa. Además, por encargo, trabajan cuatro sabores a base de agua: mango, frutas, cas y coco tradicional.

Comentarios de Facebook