LLEVAN LA AGRICULTURA A JÓVENES PRIVADOS DE LIBERTAD

Luis Fernando Avendaño detalló que en San Isidro se preocupan por la recuperación de los suelos mediante mejores prácticas productivas.

La Agricultura puede ser también una excelente forma de terapia, y por ello, en la Agencia del Ministerio de Agricultura de San Isidro no dudaron en ser parte del proyecto que se desarrolla en el Centro Penal Juvenil de San Luis de Santo Domingo.

Han impartido talleres para elaborar abono orgánico utilizando lombrices, también les enseñaron a procesar los desechos orgánicos de la cocina para convertirlos en diferentes tipos de fermentos

“Empezamos el año pasado como en agosto, ellos querían una capacitación, les hemos dado siete, desde en uso de agroquímicos, buenas prácticas, uso de pesticidas, también estuvimos con la gente de Senara para colaborar con sistema de riego. Están muy contentos por lo que han logrado en poco tiempo”, explicó Luis Fernando Avendaño de la Agencia de Extensión de San Isidro.

 

PROTECCIÓN DE LOS SUELOS

Don Luis Fernando explicó que una de las prioridades de trabajo es recuperar los suelos, por ello trabajan en concientizar a las personas sobre la importancia de recuperar y mantener los suelos, así como reforestar las áreas que han sido deforestadas y también recuperar acuíferos y protegerlos.

“Es parte de lo que llamamos buenas prácticas agrícolas, inocuidad al cosechar y empacar, transportar de forma adecuada los productos, seleccionarlos, es mucho, pero vamos poco a poco, no es tan fácil”, explicó.

En esa labor han contado con excelentes aliados, como son productores jóvenes que han aceptado el cambio y ahora pueden mostrar los resultados en sus parcelas, uno de esos casos es Heiner Gutiérrez, quien trabaja con tomate sostenible, y su finca es utilizada para mostrar a otros productores los procesos y los resultados que obtiene.

“Estamos enfocados en recuperar y mejorar suelos deteriorados por el excesivo uso de agroquímicos, recuperar suelos porque es la base de todo y aunado a ello, hacemos giras de campo, días demostrativos en los diferentes cultivos. En el caso del café trabajamos de la mano con el ICAFE en capacitaciones”, agregó.

Con el cambio en las formas de cultivo, Heiner logró mejorar la calidad y cantidad de su cosecha, consiguió más tomate de primera que es mejor pagado en los mercados y que le genera mayor utilidad.

“Nosotros llevamos productores todos los meses para que les enseñe, muchas personas van al final de la cosecha y puede contarles al final lo que él hizo, pero es mejor que vean el proceso, para que crean, a veces con solo decirles lo que se hizo no es suficiente, es mejor que lo vean, y lo mejor es que cerca hay sembrados también tomate pero con el sistema tradicional y se ve la diferencia”, detalló el especialista.

Se desarrollan en el cantón tres proyectos de agricultura orgánica que están en proceso de certificarse. Además de cultivos bajo el sistema tradicional, de papa, cebolla, hortalizas, tomate, chile, café, y pronto aguacate. Y tierras dedicadas a la ganadería de leche y engorde.

Comentarios de Facebook